Chandra Lagna
The Chronicles of Barsetshire #6
Me ha resultado imposible cerrar el último volumen de estas crónicas sin sentir una especie de nostalgia inmediata por aquello que dejo atrás. He pasado tres años estupendos en compañía de Trollope, paseando por los lugares que él imaginó, de la mano de los personajes a los que les dio vida, asistiendo a sus amores, sufrimientos, alegrías, decepciones, esperanzas... Ha sido una aventura literaria magnífica y única ser una de las habitantes de Barsetshire durante este tiempo.

La novela que cierra estas serie, al igual que el resto de ellas, es deliciosamente compleja dentro de su sencillez en lo que al comportamiento humano se refiere. En esta ocasión el tema central es el robo de un cheque de veinte libras por el que se culpa a Mr. Crawley, al que ya tuvimos ocasión de conocer anteriormente, y sobre el que no es posible dejar de preguntarse, aquél que hace lo correcto sin importarle las consecuencias ni tampoco lo que pueda sucederle a sus seres queridos por ello, ¿es un hombre recto o un egoísta? Sinceramente, no lo sé, y aunque cierta parte de mí lo admira hay otra parte que lo condena, esa es la verdad. 

Hay más historias de las que hablar, la de Lily Dale —si decide darle el sí a Jhon Eames o no—, la de Adolphus Crosbie —si consigue finalmente hacerse perdonar por Lily Dale—, la de Madalina Demolines —¿conseguirá  «atrapar» a un hombre para convertirlo en su marido?—, la de Mrs. Dobbs Broughton — ¿llevará hasta sus últimas consecuencias el coqueteo con Conway Dalrymple?— etc., pero quiero terminar de la misma manera que empecé, con Mr. Septimus Harding. Con él da comienzo esta serie en El guardián, y entonces asistimos a sus aventuras y desventuras, y somos testigos de su tristeza y pesar; ahora, años después,  ya es un adorable anciano al que las fuerzas le fallan, asistimos a sus últimos instantes de vida, y hasta en esos momentos es dulce y compasivo incluso con aquellos que nunca lo fueron con él, pero la vida sí lo ha sido y le regala una muerte feliz y tranquila, rodeado de aquellos que le quieren y a los quiere. Gracias por este merecido final para él y para nosotros, Trollope. Y a aquellos que paseéis por las páginas de este libro después de haber transitado por las páginas de los anteriores os aguarda un giro totalmente inesperado para uno de sus personajes, una sorpresas mayúscula,  ¡no os la perdáis!

Valoración